No solemos entender el empeño de las personas en ignorar las leyes de derecho, porque nos parece un ejercicio de cabezonería inútil. Vamos a indicar claramente que según se comprueba en esta entrada (pulsar aquí), en la actualidad nos encontramos con un derecho de marca en casi medio mundo. Si el día de mañana perdemos ese derecho porque quieren hacer la palabra Autocoaching® genérica (que ya hemos indicado que es una tontería, porque igualmente nadie se hace auto-cirugía, por muy genérica que suene), quedará el libre derecho de uso a partir de ese momento. Los derechos de marca no se pierden con efecto retroactivo (a no ser que se actúe de mala fe, excepción fuera de esta realidad). Hasta hoy, la Oficina de Patentes y Marcas, la OAMI, y otros organismos internacionales han otorgado completo derecho de marca. Entendiendo este principio básico de derecho, todo el que utilice una marca sin tener nuestra aprobación (y más aún estando avisado de lo que no lo haga), está engañando al mercado y está mintiendo (según la RAE, mentiroso es engañoso, aparente, fingido, falso). Sobra decir, que mentiroso es el que miente.

¿Qué parte es la que Doña Silvia Pallerola no es capaz de entender? Bueno, quizás esté mal asesorada sobre este punto. Pero que venga encima con amenazas no entiendo que puede ayudar a cambiar estos hechos indiscutibles. Nosotros trabajamos en hacer crecer al coaching, y desde luego, decir mentiras y amenazas no está entre los valores que compartamos bajo ningún concepto. Según nos notifica el abogado de esta señora al nuestro, estamos cometiendo un delito de injurias (¡glup!). Ahora resulta que decir la verdad es cometer injurias.

Lo peculiar de todo es que nos indica que imputamos a la falta de profesionalidad de Doña Silvia Pallerola (a ver si aprenden a leer, porque expresamente indicamos que no valoramos eso – “Es importante mencionar que en ningún momento criticamos el trabajo que realiza Doña Silvia Pallerola en su profesión, entre otras cosas porque lo desconocemos”), y que le acusamos de actos fraudulentos de uso de marca (pues sí, y está explicado el por qué). Además, parece que decir verdades como templos, según este abogado, está tipificado en el Código Penal como injurias grave (¡el mundo al revés!). Quizás más que el Código Penal, sería interesante que usara el sentido común y que entendiera que sus amenazas no tienen ningún fundamento. Adicionalmente indica que hacemos un “claro ilícito desleal prohibido por el Artículo 9 de la Ley de Competencia Desleal”. Señor, nosotros con Doña Silvia Pallerola no competimos (ni falta que nos hace), simplemente porque no usamos sus técnicas. Por nombrar algunas cosas que parecen intuir de su web, ni hacemos Microgimnasia, ni Feng Shui, ni Semillas de la Felicidad, ni ninguno de esos servicios que intenta juntar con los servicios de coaching. En cambio, veo que ustedes sí hacen uso de Happiness Play (antiguo Autocoaching) (como aparece en su página de eventos www.autocoaching.net/events.htm). Un servicio de Autocoaching® que me imagino que sí entra en competencia desleal, porque al no estar acreditados por nosotros, se lo habrán inventado y están dañando nuestra profesionalidad y prestigio de marca.

Para que vea que vamos por la verdad por delante, le respondemos a sus propias amenazas de forma pública:

1 – No vamos a proceder a retirar la entrada del blog, simplemente porque no se ha presentado nada que nos haga pensar que hemos puesto cosas incorrectas. No existe delito alguno de injurias y en cambio se observa por parte de ustedes una coacción que cansa.

2 – Hemos fijado una indemnización de daños y perjuicios. El haberles hecho publicidad gratuita a más de 13.000 usuarios, y que haya gente que haya entrada a su web de forma indirecta, le podría haber reportado unas 600 visitas x 0,3€ visita (precio medio de Google Adword) = 180€. Nos deben unos 180€ por la publicidad sólo en visitas a su web. Sin entrar aquí al daño de marca.

3 – Le comunicamos que aceptamos que les hemos hecho publicidad y que es un placer seguir aportando verdades públicamente. Cualquier comentario que tengan, lo pueden seguir indicando con sentido común, o malgastar el tiempo con burofax amenazantes.

Por favor, proceda como mejor convenga, pero con sentido común. Nosotros enviamos escritos y luego procedemos por la vía judicial, ya sea civil o penal. Como bien ya saben, iniciados dos procesos penales en defensa de nuestra marca, la parte querellada a reconocido en sendos acuerdos la validez de la marca, quedando esta consolidada.

 

NOTA DIC 2013: La justicia en España es una lotería, y desafortunadamente los testigos presentados por Silvia han tenido mayor peso que los registros industriales acreditados. Para evitar cualquier tipo de confusión (como las que ha demostrado el juez) durante los últimos meses se ha conseguido el prestigioso certificado de la OAMI (que nos ampara como marca en el nombre, no sólo en su logotipo), por lo que nos reservamos las acciones legales oportunas que continúen contra nuestros derechos mercantiles.

Comentar que desde Autocoaching no tenemos ningún interés en comenzar ninguna disputa adicional, pues entendemos que de todos es sabido ya que el coaching es una disciplina (no una profesión) que no ofrece mucho sentido cuando se realiza al propio sujeto. Al igual que la auto-terapia no es una palabra común en castellano (en todo caso se diría hacerse terapia a uno mismo), el Autocoaching tampoco, y sólo es una palabra reservada que muestra una completa metodología desarrollada para el crecimiento personal y profesional.


IMPORTANTE: Contenido regido bajo normas de Copyleft.


Pin It on Pinterest

Share This