Desde tiempos inmemoriales la humanidad se plantea una y otra vez el reto de buscar qué constituye la felicidad. Siempre esperamos una fórmula o consejo que nos ofrezca sentido a nuestra vida, ya que muchas veces nos acompañan episodios negativos que nos hacen poner en duda todas nuestras creencias.

A nivel personal he pasado por algunas de las peores crisis que puede encontrar una persona del mundo occidental, y nunca he encontrado pastilla o consejito que me ayudara al instante a ser feliz para siempre. Después de varios años de estudio, llegué a la misma conclusión que planteaba Aristóteles, quien mencionaba que la felicidad es fácil de entender porque todos los hombres estamos de acuerdo en que es un bien supremo deseable, pero que existe una divergencia de opiniones al respecto. Lo que para unos reporta un inmenso placer, para otros puede ser un mal castigo.

¿Entonces? ¿Quién va a ser el líder religioso o político que nos encamine a ser felices? ¿Cuál va a ser la empresa que consiga fabricar el Viagra de la felicidad? ¿Cómo vamos a conseguir la tan deseada felicidad?

¡Basta ya de cuentos chinos! Somos responsables de nuestra propia felicidad, y siendo un factor absolutamente subjetivo, no debemos atender a fórmulas o consejos universales que quizás no son de aplicación en nuestra persona. En cambio, sí es valioso utilizar métodos que nos apoyen a conocer los pasos que nos conduzcan a trabajar en nuestra propia felicidad.

Desde Autocoaching® hemos desarrollado una completa metodología que comparte la base fundamental del coaching: ser responsables de nuestra vida y comprometernos a realizar los cambios que nos encaminan a conseguir nuestra felicidad. No es en ningún caso coaching pero sí nos aporta una refuerzo fundamental. No es necesario estudiar coaching para saber que al igual que uno no se puede hacer auto-cirugía, el coaching a uno mismo no tiene sentido.

La Metodología Autocoaching® es como una muleta que nos puede ayudar a caminar cuando hemos perdido la forma física. Pero siempre tenemos que aprender a usarla, para que cuanto antes, podamos volver a caminar sin su ayuda. Siendo además muy valioso el soporte de algún profesional (coach, psicólogo, mentor, …) que nos ayude a ponernos en forma más rápidamente.

De forma resumida, estos son los pasos de la Metodología Autocoaching:

  • Detección de valores, creencias y creación de Mi Yo Futuro. Por valores entendemos los principios por los que cada persona marca su manera de ser, sentir y de actuar en el mundo; por creencias las opiniones personales sobre las facetas de la vida; y por Mi Yo Futuro hacemos referencia a aquellos sueños o metas que se desean conseguir en la vida.
  • Cómo estamos: Foto inicial de la felicidad de nuestra vida usando la Rueda de la Vida y el Mapa de la Vida.
  • Qué queremos: Selección de lo que se quiere (factores) en cada área de la vida como si se realizara una Carta a los Reyes Magos o a Papá Noel. También la gestión de los distintos factores, indicando su necesidad, motivación, y ranking. Para ello, se puede apoyar este paso en el coaching de la variedad, un completo catálogo de gustos que requirió dos años de investigación, y que incluye más de 74.000 opciones.
  • Qué voy a cambiar: Especificación de cambios a realizar, con sus fechas comprometidas, así como sus premios al conseguirlos. También aquí nos podemos apoyar en el coaching de la variedad, con más de 14.000 cambios sugeridos.

Por tanto, detectados nuestros valores, creencias y Mi Yo Futuro, se hace una foto inicial para saber cómo estamos, identificando qué cosas nos llenan de satisfacción o nos preocupan. De las áreas que nos preocupen, haremos un completo listado (nuestra Carta a los Reyes Magos o a Papá Noel) de todo lo que querríamos. El proceso termina con la gestión de los cambios necesarios para conseguir todo lo que queremos y no tenemos, y que nos acercan a nuestros sueños.

El proceso se ilustra en la imagen siguiente:

Metodología Autocoaching(R)

Este es un método que nos orienta para saber las claves que nos ayuden a conseguir nuestra deseada felicidad. Nuestra felicidad. Pero una vez que hayamos dedicado un tiempo a orientar nuestro estado, deseo y cambios necesarios, será nuestro compromiso el único que motivará que consigamos resultados. Porque nuestra felicidad sólo se genera cuando activamos nuestro motor interno y nos ponemos manos a la obra. Basta ya de quejarse con frases sin sentido. Seamos responsables de nuestra vida. Un precioso regalo que tenemos que saber empezar a valorar antes de que sea demasiado tarde.

Pedro Amador – Socio Fundador de Autocoaching

Ofrecerá un taller en el Congreso de Coaching Europeo 2011 de ICF en Madrid


IMPORTANTE: Contenido regido bajo normas de Copyleft.


Pin It on Pinterest

Share This